Noticias

La nueva ley de Seguridad Social centra el Congreso Nacional de Enfermería de República Dominicana


La nueva ley de Seguridad Social centra el Congreso Nacional de Enfermería de República DominicanaEntre el 8 y el 11 de mayo se celebró el X Congreso Nacional de Enfermería de la República Dominicana en el Ocean Blue Golf Beach Resort de Punta Cana.
Bajo los ecos de la nueva ley de Seguridad Social los diferentes ponentes expusieron las preocupaciones y las reivindicaciones del sector ante las exigencias con las que las enfermeras dominicanas se tienen que enfrentar en el recién estrenado sistema de salud que escinde el antiguo Instituto Dominicano de Seguridad Social en una corporación formada por cuatro instituciones (Administradora de Riesgos de Salud, ARS; Administradora de Estancias Infantiles, AEI; Prestadora de Servicios de Salud, PSS; Administradora de Riesgos Laborales, ARL) y que pretende asegurar una cobertura sanitaria a toda la población.

Entre todas las ponencias hay que destacar la de Minerva Espinosa, directora de la Asociación Dominicana de Enfermeras Graduadas que destacó los importantes cambios que se avecinan para la enfermería dominicana, el principal de ellos insertarse en el nuevo sistema de salud y cumplir con eficacia y calidad con los nuevos compromisos.

Reivindicó la no-violencia contra el personal de enfermería y una mayor participación en la elaboración de políticas de salud, en particular las relativas a la enfermería, y más concretamente con la nueva Ley de Salud, en la que las enfermeras no han sido tenidas en cuenta, dándose paradojas como que en el protocolo de atención primaria no aparezcan las enfermeras graduadas, sino solamente médicos, auxiliares y promotores.

También aprovechó para protestar ante las autoridades por el déficit de profesionales cualificados de enfermería, y recalcó que "para que haya una calidad de la atención debe haber un mayor número de profesionales".

No sólo las autoridades fueron el objetivo de las palabras de Minerva, sino que también animó a las propias enfermeras a plantearse retos, como la investigación de la realidad sanitaria, y de aspectos determinados de ésta como la morbi-mortalidad materno-infantil, con estudios basados en la evidencia, para tener herramientas que presentar a las autoridades para demostrarles el trabajo que realizan las enfermeras y mejorar la calidad de la atención, para lo que es imprescindible conocer la realidad.

Asimismo recalcó la importancia de la valoración del paciente, "si las enfermeras trabajan ajustándose al proceso de enfermería conocerán la problemática del paciente, y de esta forma pueden hacer una planificación".

Por último quiso dejar en la conciencia de todos los asistentes una frase: "las enfermeras no se pueden quedar fuera de los cambios políticos, sociales o gremiales y para lograrlo hay que luchar con competitividad y calidad".