Noticias

La cobertura sanitaria es un derecho imprescindible de la infancia


Con motivo de la celebración del Día Mundial de la Infancia, desde la Fundación para el Desarrollo de la Enfermería, FUDEN, se quiere recordar que los niños deben tener acceso a la sanidad para poder gozar de una salud adecuada, tal y como señalan documentos consensuados por expertos como la Convención de los Derechos del Niño. Para lograrlo, es muy importante el desarrollo e impulso de todos los profesionales del equipo de Atención Primaria de Salud donde la enfermería es esencial, ya que desde el mismo nacimiento los enfermeros especialistas en obstetricia y ginecología son los responsables de que el niño comience a disfrutar de sus derechos, tales como la lactancia materna. Según datos de la OMS "la lactancia materna debería iniciarse antes de que la madre abandone la sala de partos" con lo que se consigue, además de afianzar los lazos afectivos entre madre e hijo, fortalecer el sistema inmunitario del niño y el aumento de sus defensas.

Para conseguir que todos los derechos de la infancia sean efectivos es muy importante impulsar la formación y la sensibilización de toda la sociedad, en especial de todos los profesionales que tienen que ver con la salud de los niños. De este colectivo depende en gran parte que los niños lleguen a la edad adulta convenientemente desarrollados y disfrutando de la mejor salud posible. Para ello es imprescindible trabajar en estrecha relación con todos los profesionales socio-sanitarios, así como con los padres, educadores y profesores.

Morbi-mortalidad infantil
En muchos países, el desarrollo y aplicación de estos derechos es casi un objetivo imposible, ya que los recursos de los que se disponen son insuficientes para dar la cobertura sanitaria adecuada, tanto a la población infantil como a las propias madres. Por este motivo desde FUDEN Cooperación Enfermera se quiere, a través de diferentes acciones centradas en el desarrollo y mejora de la formación y del equipamiento de los profesionales enfermeros, conseguir la disminución de la morbi-mortalidad materna-infantil en los países con los que trabaja. En muchas de estas zonas, existe una única enfermera para dar cobertura a una extensa población, que además tiene que desplazarse grandes distancias para poder realizar su trabajo. Uno de los problemas más acuciantes de estas profesionales es la falta de material esencial para poder asistir algo tan básico como es un parto.

La Fundación considera imprescindible apoyar el trabajo de estos profesionales mediante el envío de materiales que completen el equipamiento sanitario del que disponen y ayudar a la actualización de conocimientos, a la que en ocasiones no tienen acceso. Además, debe de ser una prioridad para la enfermería participar en diferentes iniciativas investigadoras que tengan como objetivo la mejora de la calidad de la atención. Desde FUDEN Investigación se intenta, a través de diferentes actuaciones, mejorar las condiciones de vida de los pacientes a los que se presta servicio, centrándose en problemas tan actuales como la violencia, que afecta tanto a los niños como a las mujeres. Este aspecto se aborda en uno de los proyectos en los que se está trabajando desde el departamento, centrado en cómo mejorar la atención enfermera que reciben las personas maltratadas.