Noticias

'Las enfermeras tenemos mucho poder que ejercitar a través del conocimiento' Entrevista a Carmen Sellán, autora del ´La profesión va por dentro´


'Las enfermeras tenemos mucho poder que ejercitar a través del conocimiento' Entrevista a Carmen Sellán, autora del ´La profesión va por dentro´La directora de la Escuela Universitaria de Enfermería de La Paz y autora del libro editado por FUDEN La profesión va por dentro. Elementos para una historia de la Enfermería Española contemporánea, Carmen Sellán, nos desglosa en las siguientes líneas algunas de las principales ideas recogidas en esta publicación.

¿Qué es lo que tiene de novedoso este libro?
Principalmente que llega hasta la etapa actual de la enfermería. No hay ningún texto editado hasta el momento donde se vea toda la etapa de diplomado. Eso en cuanto a la etapa cronológica, digamos por otra parte es la forma en que está escrito y de alguna manera el desarrollo que se va viendo sobre la identidad de la enfermera en España.

En la identidad de la enfermería, ¿qué importancia ha tenido la cuestión de género?
Básicamente ha influido en una invisibilidad, por una parte y también en que la normativa, tanto educativa como sanitaria a nivel de desarrollos legal, fuera menos visible en cuanto a la toma de decisiones profesionales que la enfermera a lo largo del tiempo ha ido teniendo. Así de alguna manera el conocimiento lo tenía el varón que habitualmente era médico y la enfermera mujer, era la que ejecutaba en la práctica las órdenes de tratamiento. Entonces en ese sentido hablar de enfermería española es hablar del desarrollo de la mujer en nuestro país.

Señáleme tres personajes que son importantes dentro de la enfermería y por qué.
Un personaje fueron todas las cuidadoras a lo largo del tiempo, en el sentido del conocimiento transmitido oralmente de generación en generación. Sin lugar a dudas tengo que hacer referencia a Florence Nightingale sobre todo en el aspecto mítico. Otra persona importante es Berta Sanchís, que es española, si bien jubilada, sigue trabajando en temas de cooperación. Se hizo enfermera y fue de las primeras promociones de la época de ATS, y por toda la labor que ha desarrollado en el Hospital Puerta de Hierro y después en el Ministerio de Sanidad.

¿Por qué se publica este libro a la par del vigésimo aniversario de FUDEN?
Es una petición que se me hace desde FUDEN para que sea expuesto el desarrollo de la enfermería en nuestro país y cómo en los años de existencia de FUDEN hay un desarrollo en el plano normativo y formal. En el sentido de nuestro impulso en el ámbito universitario también, no sólo en el profesional. Es fundamental visibilizar de alguna manera la historia de la enfermería en España porque no es conocida en general por los enfermeros españoles desgraciadamente. Eso tiene que ver mucho por la cultura en la que nos hemos socializado los enfermeros en este país. Lo importante es ejecutar y no tanto pensar.

¿En qué momento se encuentran las enfermeras españolas en la actualidad?
En mi opinión, uno de los problemas que ya se va a solventar es el propio desarrollo disciplinar, en el sentido de aumentar el cuerpo de conocimientos. Eso se logra formalmente a través de conseguir un grado universitario, poder liderar así proyectos de investigación, por ejemplo. A nosotras no se nos ha dejado formarnos como enfermeras, hemos tenido que realizar otras titulaciones para poder trabajar en otros proyectos, para dirigir centros de formación… Para esa consolidación lo primero es la formación al máximo nivel y después es su correlato a la hora de tomar decisiones en la asistencia. Y eso lleva aparejado lógicamente el sueldo. Y para tener plena autonomía en la toma de decisiones tenemos que estar al mismo nivel de otros profesionales del ámbito de la salud.

¿Hacía dónde debe dirigirse en los próximos años la enfermería y FUDEN con ella?
La Fundación para el Desarrollo de la Enfermería, como recoge en su propio nombre, tiene claro que ese desarrollo tiene que ver con todo lo que está haciendo. Lo primero es la propia concienciación individual de cada enfermera. En segundo lugar es que colectivamente a través de FUDEN, o de cualquier otra institución que se considere, es imprescindible trabajar para aglutinar esfuerzos para ante terceros, administraciones por ejemplo, demostrar que somos capaces hacer otras cosas además de las que ya estamos haciendo y que además las hacemos muy bien. Creo que las enfermeras tenemos mucho poder, poder que no hemos ejercitado todavía y lo podemos ejercitar a través del conocimiento.

¿Quieres añadir algo?
Hablar de la historia de la profesión sirve para reflexionar sobre el pasado, conocer por qué estamos donde estamos y sobre todo nos puede ayudar a ver un futuro y no cometer ciertos errores. Eso por una parte, por otro lado la historia no es algo que sea estático, la historia es algo que se reconstruye en cada momento, en cada historia que vamos narrando. La historia de la Enfermería no se cuenta en los centros porque hay una falta de cultura disciplinar porque nos han dicho casi siempre lo que nos conviene y desde hace unos años, obviamente, las enfermeras estamos diciendo que somos capaces por nosotras mismas de desarrollarnos. Y eso es lo que creo que FUDEN ha tratado de hacer en estos 20 años. Por eso le felicito. Este el motivo de que cuando me ofrecieron la posibilidad de poder escribir una historia he aceptado muy gustosamente y por eso le doy las gracias.