Noticias

"Con este estudio hemos aprendido que las enfermeras somos importantes"


El Departamento de Investigación de FUDEN llega a la fase de difusión del estudio sobre el efecto de la intervención enfermera sobre la ansiedad del paciente quirúrgico con buenos resultados.

FUDEN Investigación y enfermeras del Hospital Virgen de Altagracia de Manzanares en Ciudad Real han llegado a la fase final del proyecto que, financiado por el Fondo de Investigación Sanitaria (FIS), ha estudiado el efecto de la intervención enfermera durante el intraoperatorio en el grado de ansiedad del
paciente quirúrgico. En líneas generales, el resultado ha sido satisfactorio y muy valioso para la profesión enfermera.

Maribel Caravantes, enfermera de la Unidad de Quirófano del Complejo Hospitalario Mancha Centro Hospital de Manzanares, es la que ha dirigido la recogida de datos en el mismo centro en el que trabaja. A ella y a todos sus compañeros este estudio, que ha durado 3 años, les "ha enseñado que las enfermeras somos importantes, que nuestra labor es muy importante para el paciente".

"No sólo se ha demostrado que la intervención enfermera disminuye la ansiedad del paciente, sino que hemos comprobado que tiene un efecto sobre el 60% de los pacientes estudiados, cuando calculábamos un 30%", afirma Cristina Martín-Crespo, investigadora principal del proyecto y miembro del Departamento de Investigación de FUDEN.

El principal objetivo de este estudio era demostrar que la intervención de la enfermera disminuía la ansiedad en el paciente quirúrgico y que proporcionar información, cercanía y apoyo es fundamental para que esté tranquilo durante la operación. Las enfermeras, con un modelo de intervención con lenguaje propio, prestan así atención a todos los aspectos del individuo, tanto físicos como psicológicos y sociales. Todo esto ha quedado englobado en un protocolo de actuación que, como dice Maribel Caravantes, "es fácilmente reproducible en todos los quirófanos.

Para nosotros era algo muy sencillo de seguir puesto que lo hemos hecho desde
siempre. Llevo 10 años trabajando en quirófano y a mí se me enseñó a hacerlo
así, a darle tranquilidad y comodidad al paciente antes, durante y después de la
intervención".

Lo más difícil
La investigación dentro de la enfermería no es una tarea fácil de desarrollar por las propias condiciones de la profesión. Tanto es así que, tanto Cristina Martín-Crespo como Maribel Caravantes, señalan que la mayor dificultad que han tenido para realizar el estudio ha sido "combinar la función asistencial con la función investigadora. Al final lo haces porque te gusta, pero tiempo no hay para las dos cosas". Ambas señalan que la recogida de datos se hizo con el mismo personal con que contaba ya el hospital. Como consecuencia de esto, hubo enfermeras que tuvieron que desempeñar una doble función asistencial para cubrir la de sus compañeras. Aunque al final, gracias al esfuerzo de todos, se ha conseguido lo
esperado.

Medio desconocido y hostil
Este estudio experimental, con un cuestionario antes y otro después de la operación, se ha realizado sobre dos grupos, uno experimental y otro de control, de pacientes del Hospital Virgen de Altagracia de Manzanares en Ciudad Real. El grupo experimental se componía de aquéllos que iban a ser intervenidos con anestesia epidural, loco-regional, intradural o local. Mientras que el grupo control
estaba constituido por los que iban a ser intervenidos con anestesia tópica, subtenoniana y retrobulbar.

Los pacientes "han dado muy buena respuesta a la hora de participar en el estudio", comenta Cristina Martín-Crespo. "Aunque les hacíamos cuestionarios con preguntas íntimas, no tenían problema en contar sus cosas. Ese acercamiento antes de entrar al quirófano, un medio desconocido y hostil para ellos, hacía que por lo menos ya conocieran a alguien y supieran a quién se podían dirigir", señala Maribel Caravantes. Ella veía como los pacientes "salían contentos de la operación, sobre todo los del grupo experimental porque los del grupo control salían un poco más nerviosos debido a que el tipo de intervención y el medio eran distintos".

Fomento de la investigación
La investigación tiene un peso muy importante dentro de la profesión enfermera puesto que permite su desarrollo y es necesaria para mejorar la calidad en la prestación de los cuidados a la población. Es por eso que FUDEN colabora con muchas enfermeras en la realización de proyectos que, como éste, reciben una financiación del FIS para llevarse a cabo. Gracias a este estudio, el protocolo de actuación seguido por las enfermeras del Hospital de Manzanares, se puede exportar a otras ciudades. De hecho, como nos cuenta Cristina Martín-Crespo "otros servicios del Hospital de Manzanares están interesados en probar sus propias intervenciones y que su forma de trabajar es buena para el paciente". Además se están fomentando otros estudios enfermeros a raíz de éste. En Valladolid, por ejemplo, han hecho una réplica centrando el estudio sobre el efecto postoperatorio en el dolor.