Noticias

La ayuda humanitaria, imprescindible en Haití


La ayuda humanitaria, imprescindible en Haití"Haití ya era el estado más pobre y sigue siendo el estado más pobre. Simplemente, lo que ha destapado el terremoto ha sido una sociedad que ya era pobre de por sí, muy pobre". Son las impresiones del enfermero Gustavo Traver, quien acaba de regresar del país americano, donde ha trabajado en el proyecto de ayuda humanitaria que la Fundación para el Desarrollo de la Enfermería (FUDEN) está llevando a cabo en colaboración con la Agencia Andaluza de Cooperación al Desarrollo (AACID). Gustavo ha estado en el terreno entre el 24 y el 29 de mayo, junto con la enfermera haitiana Jacqueline Rose Blemur Beauplan. Hemos hablado con él sobre el trabajo que ha realizado.

¿Cómo se ha desarrollado la distribución de la ayuda humanitaria a las familias?
Hemos entregado equipos básicos de supervivencia en los que había complementos energéticos, alimentos, un colchón y una serie de menaje de cocina como platos y cubiertos de aluminio, fácilmente transportables y lavables, que se pueden reutilizar. También incluyen alimentos no perecederos, dado el problema que tienes para entrar en el país con alimentos que no son de Haití y las dificultades desaduanaje de los alimentos que no son perecederos de inmediato, que tengan una fecha de caducidad alta. Por eso hemos repartido arroz, habichuelas, fríjoles, etc.

¿Dónde se ha entregado y a quién?
La ayuda la hemos distribuido en la parte más pobre de Puerto Príncipe, la capital del país, en las zonas más deprimidas, cerca de los campamentos. Hemos contado con la colaboración de Esperanza Internacional, que ha sido nuestra contraparte tanto en Dominicana como en Haití. Una parte de los lotes básicos también ha ido a la Asociación de Enfermeras Licenciadas de Haití (ANILH), que también es nuestra contraparte en Haití. Se les ha entregado ayuda porque muchas de las enfermeras de Haití que hoy están trabajando están afectadas por el terremoto. Se habla de que un diez por cien están heridas, están desaparecidas o tienen algún tipo de traumatismo, algún tipo de minusvalía provocada por la catástrofe que están sufriendo.

¿En qué situación se encuentra Haití en estos momentos?
Bueno, el día a día, la hora a hora de Haití es complicado. Hay mucha gente en los campos. Hay muchas casas que están lo que ellos llaman colapsadas, es decir, se han caído los pisos y están completamente chafadas. Además el gobierno haitiano se ha encargado de ir casa por casa, ver las condiciones y marcar con unas siglas y por colores cuáles son las habitables y cuáles no. En verdes, las habitables; en rojo, las de demolición inmediata y total; y en amarillo, las habitables con necesidades de reparaciones estructurales o de vallado. El día a día, la gente está en la calle. Dentro de las tiendas de campaña preparadas en los campamentos hace unos 55 grados, por lo tanto de día no están dentro de las casetas y por la noche cuando refresca un poco sigue haciendo mucho calor y, por lo tanto, la gente está en la calle. Las aceras se han convertido en mercaditos, que además comparten mercadito con los escombros que van cayendo de las casas y entonces se hace muy difícil transitar. Un recorrido normal de veinte minutos se convierte en dos horas en cualquier día de la semana en cualquier hora del día. Haití ahora mismo está en una situación muy complicada, habida cuenta de que la capital no es llana, tiene una serie de colinas donde se ha construido de forma muy anárquica. Esto ha provocado un efecto dominó, al caerse el edificio más bajo se han derrumbado todos los demás. Con lo cual, la gente lo que ha hecho es seguir viviendo en la misma casa o en el mismo espacio que tenían, simplemente poniéndole un toldo de cualquier material textil. Haití ya era el estado más pobre y siguen siendo el estado más pobre, simplemente lo que ha destapado el terremoto ha sido una sociedad que ya era pobre de por sí, muy pobre.

Desde el punto de vista de la cooperación enfermera, ¿cuáles son las principales necesidades que tienen?
Las principales necesidades hoy son, por una parte, formativas, porque enfermeras no es que tengan muchas, pero tenían. Hay que ver qué ocurrirá en el futuro, pues la promoción de enfermeras que se murió por completo debido al derrumbe de la escuela de enfermería no va a salir. Ese año no habrá enfermeras. Ahí habrá una gran carencia. Por otra parte, el gran problema que ellos tienen es el aporte de material y cómo sobreviven o cómo sobreviven de forma laboral con los recursos que tienen. Tienen escasos medios. Por lo tanto, tienen que idear la manera de trabajar sin las infraestructuras necesarias. Además, la mayoría de los centros sanitarios o puestos de trabajo son privados. En el caso del Hospital de Puerto Príncipe presente importantes deficiencias estructurales. Tenían 700 camas y algunas no son utilizables, porque no estaban en condiciones de ser habitables. Tienen carpas en el patio interior para atender a los enfermos.

¿Hacia donde debe orientar FUDEN su trabajo, cuál debe ser su línea de actuación prioritaria?
Allí tenemos un gran problema y es el terreno, muy escarpado y no hay un catastro hecho y no sabemos exactamente a quién pertenece el terreno. Pero si hay una escuela de enfermería y se puede recuperar yo creo que sería fundamental, la reconstrucción de la escuela de enfermería, ya que la formación para nosotros es básica.