Noticias

FUDEN forma a un millar de enfermeras y comadronas para reducir la mortalidad materna en Guatemala


FUDEN forma a un millar de enfermeras y comadronas para reducir la mortalidad materna en GuatemalaMejorar la calidad de la atención obstétrica que reciben las mujeres embarazadas es el objetivo de los proyectos de cooperación enfermera que la Fundación para el Desarrollo de la Enfermería, FUDEN, está llevando a cabo en estos momentos en Guatemala. Para ello, más de un millar de enfermeras, auxiliares y comadronas indígenas tradicionales han mejorado sus conocimientos en salud materna en los departamentos de Baja Verapaz, Retalhuleu y Totonicapán. FUDEN está llevando a cabo estas iniciativas gracias a la colaboración de instituciones españolas como la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), la Xunta de Galicia y la Agencia Andaluza de Cooperación internacional y Desarrollo (AACID), con el apoyo de la Unidad de Desarrollo de Enfermería de Guatemala.

"Después de formarlas hemos comprobado que las agentes de salud han mejorado sus conocimientos y saben cuándo tienen que referir a las pacientes a otros centros sanitarios una vez detectan complicaciones en su embarazo", explica la matrona española Sonia López, quien ha estado en el departamento de Baja Verapaz donde ha impartido una capacitación destinada a las auxiliares de enfermería de la región.

A través de la formación las comadronas tradicionales, las auxiliares de enfermería y las propias enfermeras aumentan sus conocimientos en el abordaje del riesgo y las emergencias obstétricas. "Muchas de ellas habían sido capacitadas a lo mejor una vez en su vida profesional. Incluso alguna nos refirió que en dieciocho años de profesión nunca había recibido un curso. Esto provoca que trabajen de manera rutinaria, sin una base de conocimientos, sin soporte ni documentación. Algunas de ellas viven y trabajan en zonas rurales muy apartadas y no tienen contacto tampoco con otros profesionales. Es bastante difícil".

Según la ONU, en el país centroamericano la tasa de mortalidad materna es de 290 mujeres por cada 100.000 niños nacidos vivos, triplicando la media del continente. A esta situación contribuyen hechos como la falta de personal cualificado para atender los partos, ya que más de la mitad de los alumbramientos se producen sin la presencia de profesionales sanitarios.

Los proyectos de FUDEN se completan con la distribución de maletines de parto y enfermería con el fin de apoyar el desempeño de las enfermeras y comadronas y mejorar las condiciones de trabajo. "En la población rural existen pequeños puestos de salud de atención básica en el que suele haber una auxiliar de enfermería. Están equipados con material básico. Algunos de los que visitamos carecían de luz eléctrica y agua corriente. En estas circunstancias tienen que asistir a las mujeres e incluso atender partos. Luego existen centros de atención permanente durante las 24 horas del día, con una mayor dotación, tanto de personal como de material. Sin embargo, las enfermeras profesionales y los médicos no suelen estar siempre y los partos, a veces, los asisten las auxiliares", explica Sonia López.