Noticias

La enfermería haitiana se encuentra en una situación extrema


La enfermería haitiana se encuentra en una situación extremaLa cooperante de FUDEN Victoria Núñez acaba de llegar de Haití, donde ha impartido un curso de urgencias en la sede de la Asociación de Enfermeras Licenciadas (ANILH), en el marco de un proyecto de cooperación enfermera llevado a cabo por la Fundación para el Desarrollo de la Enfermería y la Xunta de Galicia. Se ha encontrado un país "con una realidad desoladora", pero "con una gran voluntad de salir hacia delante". Así resume Victoria su experiencia:

La enfermería, una situación extrema. "Desde el punto de vista de la enfermería es una situación complicada no, extrema, debido a la cantidad de heridos que todavía quedan (tras el terremoto del 12 de enero de 2010) y a la cantidad de personas enfermeras. Sobre todo, con enfermedades ahora mismo psíquicas. Es inmensa. Aparte, están pasando por una epidemia impresionante de cólera, entonces tienen saturados completamente todos los servicios. Todas las enfermeras son necesarias, incluso hay muchísimos voluntarios dentro de los servicios propios del hospital de otros países y se están haciendo incluso campamentos adicionales gracias a las ayudas de ongs d para poder dar atención a la cantidad de pacientes que se presentan todos los días".

Haití, una realidad desoladora. "La situación de la enfermería es extrema y luego la del país ya es desoladora. O sea, tú llegas las casas están todas prácticamente derruidas. Hablas con cualquiera y perdió su casa. Es como visitar una escombrera. Puede quedar alguna casa levantada, pero al lado ves treinta tiradas. Todo el mundo viviendo en tiendas de campaña en la calle. Algunos al lado de la casa montan su tienda de campaña, otros se van a campamentos organizados con letrinas y acceso al agua, que traen camiones. Es verdaderamente desolador, once meses después del terremoto…"

La cooperación enfermera. "FUDEN, a nivel de enfermería, está siendo un punto clave y esencial. De hecho, la coordinadora de la ANILH dijo que la primera llamada que había recibido por parte de alguna entidad enfermera, después del terremoto, había sido la de FUDEN. Ahora mismo, la Fundación está formando n a los profesionales y está enviando material, que también es necesario para el desarrollo de la profesión".

La formación en urgencias. "Fui a impartir un curso sobre urgencias, donde hablábamos de reanimación cardiopulmonar, tanto a nivel de adultos como pediátrica. Afrontamos todo tipo de heridas, quemaduras, incluso hicimos un taller de suturas practicando sobre pollos, para hacer las suturas y cálculos de dosis, cualquier tema que sea aplicable a una situación de urgencias. Además, FUDEN les aportó maniquíes para las prácticas, para que puedan quedar con ellos y que puedan seguir practicando más adelante, hacer seminarios, cursos de reciclaje y todo ese tipo de formación que es necesaria en un servicio de urgencias".

El cólera. "La situación de insalubridad es inmensa y una situación de urgencias en esas condiciones… Yo creo que allí todo es una situación de urgencias. Estuve en el hospital, y aunque es un servicio muy bien organizado, tiene muchísimas carencias. La cantidad de personal es infinitamente menor a la que debía ser y aún habiendo muy buena organización pues te encuentras con grandes salas donde puedes ver a un anciano moribundo y al lado a un niño que se ha roto un dedo. Lo que sí que tienen muy aislado, por ejemplo, es el tema del cólera, con un espacio aparte. De todos modos la situación en la que llegan los pacientes con cólera al hospital es extrema, o sea, moribundos".

Coraje para salir adelante. "Todo es complicado, pero bueno… Si algo he aprendido estos días con ellos es que es gente con muchísimo coraje, con muchísimas ganas de salir, que ama a su país, que quieren estar allí, que quieren luchar por él. Entonces, yo creo que eso también les va a ayudar mucho. Y también está claro que medio mundo se ha volcado, no medio mundo, el mundo entero se ha volcado con esa desgracia que acaban de tener".