Noticias

Higiene e infraestructuras, dos medidas necesarias para evitar las enfermedades vinculadas con la contaminación del agua


Higiene e infraestructuras, dos medidas necesarias para evitar las enfermedades vinculadas con la contaminación del aguaEl agua potable es esencial para la salud humana. Sin embargo, según Naciones Unidas, 2.600 millones de personas carecen de acceso a saneamiento mejorado y alrededor de 1.200 millones practican la defecación al aire libre. Aproximadamente 1,6 millones de personas, en su mayoría niños menores de 5 años, mueren cada año debido a enfermedades relacionadas con el agua y el saneamiento. Con motivo del Día Mundial del Agua, la Fundación para el Desarrollo de la Enfermería (FUDEN) demanda a las administraciones españolas y a los organismos internacionales la aplicación de políticas dirigidas a garantizar el acceso de toda la población a unos recursos hídricos de calidad.

Los países empobrecidos carecen de las instalaciones necesarias para el tratamiento de las aguas residuales, lo que contamina el agua potable y la convierte en la principal causa de enfermedades y de muerte. A juicio de FUDEN, la mejora de las condiciones higiénicas y sanitarias de la población evita la propagación de enfermedades relacionadas con la contaminación del agua, como la diarrea. Estos propósitos se pueden conseguir mediante la promoción de los hábitos de vida saludables entre la población, la instalación de infraestructuras como las letrinas y el acceso al agua potable.

"La falta de infraestructuras higiénicas provoca focos de infecciones y causan el desarrollo de enfermedades infectocontagiosas. Si dotas a la población con una letrina eliminas esos riesgos". Es la reflexión del enfermero español Gustavo Traver, cooperante de FUDEN responsable de los proyectos para mejorar las condiciones higiénicas y sanitarias de la población de los bateyes de las provincias de Monte Plata y Bahoruco, dos de las zonas con mayor riesgo de exclusión social de la República Dominicana, en la que viven, sobre todo, inmigrantes procedentes de Haití. La iniciativa, ejecutada con el apoyo de instituciones como la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo, el Principado de Asturias, la Junta de Castilla y León, la Diputación de Valencia y los ayuntamientos de Valencia y Puertollano. Gracias a esta ayuda, se está dotando a los bateyes de letrinas y se están rehabilitando los sistemas de agua potable, permitiendo el reciclaje de excretas, la canalización de agua potable y evitando la contaminación del suelo.

Según explica Gustavo Traver, "antes tenían letrinas viejas, de pozo ciego, que ensuciaban todo el entorno. Nosotros hemos instalado letrinas ecológicas que evitan la contaminación del agua y reducen los contagios de enfermedades infecciosas, tanto de vía digestiva como dérmica". La dotación de infraestructuras se ha completado con la rehabilitación de los sistemas de canalización del agua así como la instalación de bombas de agua que mejoran el acceso de la población a los recursos hídricos.