Noticias

La enfermería es fundamental para romper el binomio pobreza y enfermedad


La enfermería es fundamental para romper el binomio pobreza y enfermedadLa enfermería es fundamental para romper el binomio pobreza y enfermedad. Es la reflexión de la Fundación para el Desarrollo de la Enfermería (FUDEN) con motivo del Día Internacional para la erradicación de la Pobreza, que se celebra este miércoles, 17 de octubre. A juicio de la Fundación, garantizar el acceso de la población a unos cuidados de salud dignos, llevados a cabo por las enfermeras, mejora el desarrollo humano de las sociedades empobrecidas.

FUDEN considera que la promoción y el apoyo de la enfermería en los países empobrecidos es fundamental para disminuir la pobreza en el mundo. La feminización de la pobreza es un hecho constatado en el ámbito mundial. En consecuencia, la promoción y la mejora social de los profesionales de enfermería, un colectivo formado en su mayoría por mujeres, contribuye a una mejora la situación de las propias mujeres y de sus familias, puesto que en la mayoría de los casos son el sustento principal de su núcleo familiar.

En los países empobrecidos, el acceso de la población a unos cuidados de salud dignos, llevados a cabo por las enfermeras, permite romper el binomio pobreza y enfermedad. Para FUDEN la salud es un derecho de todas las personas y un factor imprescindible para el ejercicio efectivo de los derechos humanos y la erradicación de la pobreza. Al respecto, la enfermería es un instrumento eficaz en la lucha contra la pobreza.

Profesionalización de enfermeras
La promoción de la enfermería en los países empobrecidos mejora la situación de las mujeres y sus familias. Al respecto, los programas de profesionalización de enfermeras llevados a cabo por FUDEN en América y África fortalecen las estructuras enfermeras y comprometen a sus profesionales en su propio desarrollo, estimulando su deseo de mejorar la salud de las personas. Es el caso de Guinea Ecuatorial, donde la Fundación y la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), acaban de culminar la profesionalización de más de un centenar de enfermeras, tras cuatro años de trabajo.