Noticias

Cerca de 200 estudiantes malagueños aprenden las consecuencias de las desigualdades mundiales


Cerca de 200 estudiantes malagueños aprenden las consecuencias de las desigualdades mundialesCerca de 200 estudiantes del Instituto de Enseñanza Secundaria Mare
Nostrum de Málaga participan, entre los meses de marzo y abril, en un programa
de sensibilización de la población escolar sobre las desigualdades mundiales en
materia de salud, organizado por la Fundación para el Desarrollo de la
Enfermería (FUDEN) y el ayuntamiento de Málaga. Las consecuencias del
subdesarrollo y la importancia del comercio justo son algunas de las cuestiones
en las que se motiva a los adolescentes.

El curso motiva a los adolescentes para que incorporen a sus actividades cotidianas la educación para el desarrollo, tomen conciencia de la realidad social y económica de los países empobrecidos y aumenten su voluntad de participación en materia de cooperación. El taller aborda cuestiones como la problemática del desarrollo, analiza sus causas, plantea propuestas de cooperación y expone el funcionamiento de las organizaciones solidarias como FUDEN. Como culminación de las actividades, se convoca un concurso de carteles relacionado con la salud y el desarrollo. Los ganadores reciben un cheque-regalo, canjeable en una tienda de comercio justo. Con todas las obras cada centro organiza una exposición.

A lo largo de los últimos años, más de 7.000 estudiantes de toda España han participado en este programa educativo, entre ellos alrededor de 1.200 alumnos de los institutos malagueños Isaac Albéniz, Mediterráneo, Manuel Alcántara, Litoral y Mare Nostrum.

Cooperación enfermera
Junto a los programas de sensibilización escolar, FUDEN y el
ayuntamiento de Málaga han llevado a cabo otros proyectos de cooperación
enfermera a lo largo de los últimos años. En 2014 está previsto mejorar el
equipamiento sanitario de atención infantil del hospital Manuel de Jesús Rivera,
"La Mascota", en Managua (Nicaragua), dando continuidad a una iniciativa similar
que ya se ha llevado a cabo en el centro de salud Francisco Morazán, en La
Chureca.

Anteriormente, ambas instituciones han apoyado la labor
asistencial de las enfermeras de Brigadas Médicas Móviles que atienden a la
población rural de Chontales, Matagalpa, Chinandega y la Región Autónoma del
Atlántico Sur. Además, también han modernizado los equipos del servicio de
enfermería del hospital Ernesto Sequeiro de Bluefields en el mencionado país
centroamericano y han llevado ayuda humanitaria para atender a las víctimas del
terremoto de Haití en 2010.