Noticias

Martes, 03 Noviembre 2020

Incertidumbre y enfermería. La entrevista con Amelia Amezcua en Saber Vivir

“Son tiempos duros. Estamos decepcionadas. Llenas de responsabilidades profesionales y personales, pero sin ningún respaldo”

Amelia Amezcua, la directora de FUDEN, ha participado en el programa de Televisión Española, Saber Vivir, aportando la visión de la enfermería en la pandemia en la que estamos inmersos.

A lo largo de una extensa entrevista realizada por la psicóloga Silvia Álava, Amelia Amezcua, ha repasado temas fundamentales para la enfermería: cómo gestiona la profesión la incertidumbre, cómo la interrupción de la vida ha supuesto el impulso para reinventarse, cómo esta crisis sanitaria ha afectado emocionalmente a unos profesionales implicados y resolutivos, cómo se presenta la conciliación de la vida personal y profesional en un colectivo con un 85% de mujeres y cómo la escasez de medidas y de reconocimientos de las administraciones, ha decepcionado a los profesionales clave para superar esta crisis sanitaria y que son fundamentales en la segunda ola de contagios en la que estamos inmersos.

 “Cuando estalló la pandemia” comienza, “fueron los momentos más difíciles para las enfermeras, pero también los de un estado de ánimo más alto. Estábamos centradas en luchar. Había que dar todo. Toda la enfermería unida, aparcando reivindicaciones o malestares. La necesidad de información hizo que la búsqueda online, en foros, se disparase… y creamos el espacio StopCoronavirus incluido en fuden.es”.

Saber vivir 3

Interrumpir la vida

Esta pandemia supuso, para toda la sociedad, una interrupción de todos los planes. También sucedió en FUDEN. “Desde la Fundación impartimos más de 20 expertos y máster al año. Y la pandemia nos interrumpe el curso, toda la formación” continúa Amezcua, “la gente en cooperación cancela todos los viajes a terreno ya que les cancelan los permisos para poder viajar e incorporarse aquí a trabajar, tenemos que reestructurar todo, virtualizar toda nuestra formación… Pero desde FUDEN estábamos decididos a conseguir conexión a pesar del aislamiento. Cada uno estábamos en un punto luchando sus batallas, con todo el malestar, que ya se ha dicho muchas veces, sin protección, gestionando los miedos de contagio, no contagio, contagio a mi familia cuando vuelvo a casa…”.

Saber vivir 1

Y tú ¿cómo estás?

En este punto arranca una de las estrategias clave de la Fundación: conocer de primera mano cuáles son los temores, las incertidumbres, los sentimientos… de los profesionales que estaban trabajando durante toda la primera ola y con la que continuamos, a través de diferentes programas centrados en la resiliencia, el mindfulness o cómo superar el trauma psicológico después de una situación sanitaria como la que se han enfrentado las enfermeras.“Cuando se comenzó con el tema de los héroes”, apunta Amezcua, “desde FUDEN establecimos una estrategia centrada en saber cómo se sentían las enfermeras lanzando la pregunta “Y tú ¿cómo estás?”. Abrimos un teléfono donde pudieran contarnos cómo se sienten en primera persona. Porque todo el mundo hablaba de nosotras, pero nadie nos preguntaba ¿cómo estás? Recibimos muchos testimonios con los que vimos que las enfermeras estaban emocional y psicológicamente con bastantes problemas. La experiencia fue muy bonita, muy productiva, porque se creó una comunidad de aprendizaje y de ayuda, un tejido, una red, un tejido asociativo entre toda la enfermería. Aparcamos todo el resto de las inquietudes, de formaciones abiertas y nos pusimos a gestionar todo eso. Pensando que cuando empezara a bajar la avalancha y el colapso se tomarían medidas para que en la siguiente ola todo estuviera más organizado, adecuado… Por desgracia, estamos viendo que no ha sido así”. 

Conciliación profesional – personal con un 85% de mujeres en el colectivo

Además, a las obligaciones profesionales, al día a día de la enfermería se le une un cúmulo de obligaciones familiares y la incertidumbre de cómo gestionar ambas. La conciliación personal – profesional parecía imposible en un colectivo con un porcentaje de mujeres del 85%. “Surgieron y surgen muchas dudas. Si doy positivo ¿qué hago con los niños? Mi pareja también es sanitario o es servicio esencial y los dos nos tenemos que ir… No podemos contar con los abuelos, nosotras trabajamos a turnos, fines de semana… De por sí, ya tenemos muy complicado el tema de la conciliación por lo que empezar asumir todo esto de forma tranquila es muy difícil”. 

Una segunda ola con medidas decepcionantes

Inmersos ya en una segunda ola Amelia Amezcua reflexiona sobre la trayectoria del trabajo y del esfuerzo de la enfermería y su papel fundamental en esta crisis sanitaria. “Lo que está ocurriendo es una crisis de cuidados. Hay un exceso de demandas de cuidados profesionales y no profesionales y no hay oferta. Ahora mismo creo que hemos pasado de estar activas a cuando nos ha dado el bajón esperábamos que alguien nos insuflara, nos inyectara energía… pero no ha sido así”. 

Saber vivir 4

“La verdad es que son tiempos duros. No esperábamos esta falta de medidas, esta falta de reconocimientos, esta falta de estabilidad en las planillas… Porque si ya cuentas con profesionales formados y cualificados… Lo lógico es recibir el apoyo de las administraciones y que estemos haciendo frente a la pandemia. A los especialistas en enfermería familiar y comunitaria no se les ha contratado en los centros de salud cuando junto con los salubristas serían la clave, formando un equipo epidemiológico, para superar todo esto y que no lleguemos al hospital, el colapso. Estamos decepcionadas. Creemos que nuestra fuerza laboral no se ha medido y al final estamos llenas de obligaciones y de responsabilidades laborales en las que queremos dar el do de pecho, pero sin respaldo. Y la verdad es que está siendo todo muy complicado”, cierra la directora de FUDEN. 

Reportaje disponible, a partir del minuto 21, aquí >>