Noticias

La ONU denuncia la falta de avances en la lucha contra el hambre


La ONU denuncia la falta de avances en la lucha contra el hambre

El informe que la Organización de las Naciones Unidas ha publicado a finales de octubre señala que el número de personas que sufren desnutrición ha aumentado considerablemente a pesar de los compromisos a los que se llegaron hace 10 años en la Cumbre Mundial de Alimentos (organizada por la FAO), para disminuir el hambre en el mundo. La Organización para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés), celebró hace 10 años en Roma la Cumbre Mundial sobre la Alimentación (CMA) en la cual se prometió reducir a la mitad el número de personas subnutridas para 2015, pero según ha señalado Diouf, director general de la FAO, hoy sufren hambre más personas en los países en desarrollo -820 millones- que en 1996.

"Lejos de disminuir, la cifra de personas que pasan hambre en el mundo está aumentando, a un ritmo de cuatro millones al año", subrayó Diouf durante la presentación del informe anual de la FAO El estado de la inseguridad alimentaria en el mundo (SOFI-2006, por sus siglas en inglés).

Hambre mundial inaceptable
Los dirigentes de los 185 países que participaron en la Cumbre de 1996 calificaron entonces el hambre mundial de "inaceptable e intolerable", recordó Diouf. "Hoy, lamento profundamente informar que la situación sigue siendo intolerable e inaceptable, tanto más porque han pasado 10 años." "Seguir trabajando como hasta ahora no es suficiente", declaró Diouf. Sería "vergonzoso" no cumplir el objetivo de la Cumbre Mundial, puntualizó. Según el informe SOFI, los 820 millones de personas subnutridas que hay en los países en desarrollo representan una reducción marginal de tres millones frente al punto de referencia de 1990-1992, de 823 millones, utilizado en la Cumbre.

Pero el resultado es todavía peor si se compara con el total mundial de 1996, de alrededor de 800 millones: representa un aumento de 23 millones de personas. Mantener la promesa de la Cumbre supondría una reducción anual de 31 millones del número de personas subnutridas hasta 2015, mientras que la cifra está creciendo unos cuatro millones al año. Con todo, en estos 10 años la proporción de personas que pasan hambre en los países en desarrollo ha disminuido respecto al crecimiento demográfico, según indica el informe de la FAO. En 1990-1992 una de cada cinco personas pasaba hambre en los países en desarrollo, esta proporción ha disminuido al 17% de hoy.