Noticias

"Se está intentando disminuir en El Salvador y Guatemala la morbi-mortalidad materno-perinatal y para ello es muy necesaria la formación"


Susana Martínez López, es una matrona enviada por La Fundación para el Desarrollo de la Enfermería (FUDEN) para realizar cursos de formación en dos de los países en los que se está trabajando a través de un convenio de colaboración firmado con CESAL para mejorar la morbi-mortalidad materna y perinatal en Guatemala, El Salvador, Honduras y Nicaragua financiado por la Agencia Española de Cooperación Internacional (AECI), acaba de regresar de estos países y nos cuenta su experiencia

¿En qué has estado trabajando en estos dos países?
He ido a trabajar en cursos de formación. En El Salvador se ha formado a un grupo de enfermeras que estaban trabajando en centros de salud y en hospitales, a su vez las profesionales ya formadas enseñan a otras. Es lo que se llama formación en cascada y así se van formando unas a otras. Se realizó en la ciudad de San Salvador.

¿Y en Guatemala?
En El Salvador las enfermeras están atendiendo partos en los hospitales y en los centros de salud se vigilan los embarazos. En Guatemala este curso está más orientado a dar esta formación a las parteras tradicionales. En esta ocasión estuvimos en la zona del Quiché, que es una zona de montañas y el 90% de los partos los están atendiendo las parteras tradicionales. Allí se les da una formación sobre signos de peligro en el embarazo, parto, postparto y cuidados al recién nacido y también se les habla de espaciamiento de embarazos. Se trata de formar a estas parteras y para ello se les hace unos folletos, unos pósters con unos dibujos muy claros para que los tengan en casa ya que la mayoría no saben leer castellano.

¿Cómo has visto la situación sanitaria?
Desde la puesta en marcha de los Objetivos del Milenio en el año 2000 se está intentando disminuir en los países la morbi mortalidad materno fetal y lo que veo es que necesitan formación, que necesitan alimentarse correctamente y además tienen muchos problemas con los partos que los hospitales no pueden solucionar, en muchos casos porque ni tienen medios materiales, ni personal, ni los recursos necesarios. En Guatemala quieren que las mujeres vayan a parir a los hospitales pero en la actualidad hay un 90% de partos que se atienden en casa, si toda esta población acude a los hospitales no van dar abasto. En estos países hay muchas complicaciones a la hora de dar a luz porque para empezar se hace mal en los hospitales. En España dejamos a las mujeres en la cama porque las tenemos monitorizadas, para controlar al bebé pero allí no reciben los mismos cuidados ya que estar tumbada es la peor postura, las dejan solas, no las dan de beber agua pero no las hidratan... Aparte de los problemas que ya tienen las mujeres la atención al parto tampoco es buena.

¿Se está logrando una buena formación?
En julio y agosto se está impartiendo la formación en cascada y en septiembre volveré a desplazarme para ver cómo se está realizando la capacitación. En estos cursos tienen que hacer una parte de formación y una parte de práctica, de atención al parto y a embarazos. La gente de centros de salud van a ir a hospitales a asistir en partos y la gente de hospitales va a ir a centros de salud a atender embarazos. Los alumnos del curso están muy motivados, son muy participativos y la experiencia es muy gratificante.

¿Existe algún tipo de especialización enfermera en estos dos países?
Allí no hay especialidad de matrona, no tienen formación obstétrica y para aumentar la calidad de los servicios es necesaria cierta formación y eso les falta. Este curso, supone un gran avance en la formación, además hay que señalar que para los asistentes supone un gran esfuerzo ya que durante los días que dura el curso los alumnos tienen que dejar su centro de trabajo y se tienen que desplazar grandes distancias para acudir a los centros de formación.

¿Qué piensas, aparte de las acciones que se están realizando, que se debería hacer para mejorar la calidad de la atención?
Primero se debería conseguir una formación más amplia, por lo menos una "mini especialización" en ginecología-obstetricia, lo que es aquí matrona, y sobre todo aumentar el personal. Hay una enorme carencia tanto de personal como de material y también hay que cambiar la actitud de atención al parto y se sigan las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En tu opinión, ¿cuáles son los principales problemas sanitarios?
Allí tienen el índice de mortalidad muy alto sobre todo es por la desnutrición que es en lo que yo he estado insistiendo en que se debería educar a la población. Hay gente que vende fruta y se compran refrescos de bote y bollos, estamos exportando nuestro sistema de alimentación. Otro de los problemas es que existen muchos embarazos porque los hombres quieren tener muchos hijos. En El Salvador les dan gratis cualquier método anticonceptivo pero los hombres no quieren. Hay que empezar a tener en cuenta la salud de la mujer y dejar espacio entre un embarazo y otro, en estos países la OMS recomienda que sea de tres años para que la mujer se recupere ya que, comienzan un embarazo en malas condiciones, el niño ya se va a formar mal por lo cual cabe más posibilidades de que sea un adulto con más problemas.

¿Y la asistencia al parto en hospitales?
En la zona del Quiché en Guatemala que era una zona montañosa, casi sin carreteras tienen muy poca posibilidad de acudir a los hospitales. Además en este país no quieren ir al hospital porque sienten mal atendidas, los partos son pocos humanizados y se realizan en malas condiciones. Son poco humanizados en el sentido de que no las apoyan emocionalmente, las dejan solas, no las dejan moverse, no se controla debidamente al feto, la OMS recomienda escucharlo cada media hora, pero allí como tienen tantos partos lo mismo cuando van a atender a la mujer el feto ya está mal. Por todo esto se sienten mejor con la partera.