Opinión

Gracias ti, enfermera, el mundo es mejor

"Sigamos pensando en grande porque Gracias a ti, enfermera, el mundo es mejor".

Día de la enfermería 2019. #Opinión por Víctor Aznar. Presidente de FUDEN

Las enfermeras tenemos un peso muy grande en la población. Al fin y al cabo somos las responsables de sus cuidados, las que atendemos su dolor visible e invisible. En los treinta años que la Fundación para el Desarrollo de la Enfermería ha abierto un camino importante para nosotros, las enfermeras, he sido testigo del cambio tan significativo del que se ha hecho eco.

Hemos dejado de ser aquella sombra que únicamente pincha o pone vacunas. La enfermera ha dado un paso más en su carrera y ha hecho visible su importancia. Cada vez se habla más de nosotras y del valor de nuestros cuidados y atenciones y este año, incluso, nos han aprobado la ley de la prescripción enfermera. Estamos en batalla constante con las administraciones y gobiernos para que la escasez de profesionales en los centros sanitarios cese y la demanda de la sociedad resulte satisfecha. En los últimos meses hemos sido testigos de la saturación de las urgencias en los hospitales de toda España y, en cambio, son cada vez más las enfermeras que se ven obligadas a abandonar su tierra en busca de una oportunidad en el extranjero.

Llevamos treinta años de lucha desde la Fundación por hacer visible lo que aún es invisible y no dejaremos de perseguir nuestro objetivo. Siempre he dicho que las enfermeras debemos pensar en grande, porque nuestros cuidados, nuestra atención a la población es vital para nuestros pacientes. En nosotras esperan encontrar aquél profesional que escucha y que no sólo cura, aquél profesional que responde a sus dudas y pacifica su preocupación. Nuestra vocación está dando pasos de gigante y la investigación nos está prestando una nueva forma de dar voz y conocimiento a lo que hacemos y por lo que lo hacemos.

El pasado 8 de marzo reivindicamos lo que todavía no se nos ha dado: mayor reconocimiento, más empleo, más tiempo que ofrecer a nuestros pacientes, una conciliación que aún no es del todo transparente, mayor fragilidad en un techo de cristal aún invencible o mayor protección frente a la violencia que algunos pacientes han llegado a mostrar en los últimos años. Aún falta mucho camino por recorrer y treinta años se convertirán en baldosas transparentes, visibles y con un largo futuro que promete progresos.

SIGAMOS PENSANDO EN GRANDE porque Gracias a ti, enfermera, el mundo es mejor

Víctor Aznar
Presidente de la Fundación para el Desarrollo de la Enfermería, FUDEN