Desde que terminé la carrera me he dedicado a la práctica asistencial especialmente en unidades de críticos de diferentes hospitales tanto públicos como privados. Después de 10 años he decidido formarme en liderazgo. Tengo 32 años y la gestión en especial me llama la atención desde hace más de 5 años. 

Buscando formación en gestión, realice dos expertos, uno relacionado con la gestión de Recursos humanos y otro con la gestión de Servicios de Enfermería. Después, insistí e invertí económicamente en un Máster de dos años en Gestión Sanitaria en el que aprendí mucho de planes estratégicos, costes, contabilidad, contratos y recursos humanos, etc. Siempre terminaba con la misma sensación y sentía que me faltaba algo. No formación académica en el papel; sino más formación en desarrollo personal y la relación con los demás. 

A pesar de que hay personas que son líderes «por naturaleza» no todas las características  para ser líder se traen “de cuna”. También hay muchas que solo se puede conseguir si te formas.  

Pienso que la gestión actual se encuentra en un momento de cambio que requiere de la colaboración de todos para la mejora de la profesión. Dar la oportunidad a las nuevas generaciones que gracias a la formación queremos alcanzar puestos de gestión aplicando nuevas formas más actualizadas al nuevo escenario.  

De la escuela de enfermería todos salimos formados con buenos conocimientos de anatomía ,cuidados médico-quirúrgica, técnicas pero pocos hemos tenido la oportunidad aprender habilidades y herramientas para relacionarnos correctamente con los demás y con nosotros mismos (lidiar frustraciones, miedos, conflictos con los compañeros e incluso con los pacientes, etc.).

No cabe duda que el momento por el que estamos pasando los sanitarios, es de gran incertidumbre por la pandemia, los traslados, la carga de trabajo, e incluso la imposibilidad de socialización hacen de esta formación un reto difícil. Pero nuestra profesión precisa de personal líder que sepa adaptarse a los cambios, que saque el lado más positivo de sus equipos, trabajando en un ambiente difícil y de manera voluntaria.  

Este experto espero que me aporte la formación suficiente para que mis actos y decisiones estén bien fundamentados.  Para mi esta decisión requiere de mucha valentía , tenacidad y empatía para conocerse a uno mismo. 

No nacemos líderes, pero sí podemos llegar a serlo, a través de un proceso de aprendizaje y transformación en el que ya estoy envuelta y espero que gracias a este experto tenga sus frutos.

 

Ana Cristina Sánchez Pacheco, alumna de la actual edición del Experto de gestión y liderazgo de Fuden firma esta entrada.