¿Cómo aplicamos las zonas de simulación clínica en el Centro de Simulación?

simulacion-clinica-fuden

Álvaro Trampal

Instructor del Centro de Simulación Clínica

7 de julio de 2020

La simulación clínica nos permite entrenar situaciones reales en un entorno simulado con el objetivo de mejorar la seguridad clínica y la calidad de los cuidados que ofrecemos a nuestros pacientes.

Para poder conseguir este objetivo, desde el Centro de Simulación Clínica de Fuden intentamos que los simuladores, los escenarios y el entorno sean lo más fidedignos posible para así, conseguir que los alumnos se sumerjan en la simulación como si estuvieran en su entorno real de trabajo.

Los alumnos que participan en los Expertos Universitarios, cursos semipresenciales o cursos monográficos, realizarán una transición a lo largo de las diferentes zonas de simulación que propone Roussin et al. en su artículo SimZones: An Organizational Innovation for Simulation Programs and Centers para la adquisición de las competencias específicas:

  • Zona 0. Espacio virtual con nuestro Campus virtual, clases virtuales en directo, documento de estudio, videoformación, etc.
  • Zona 1. Desarrollo de destrezas clínicas. En los primeros talleres presenciales, los alumnos entrenarán destrezas prácticas como la RCP básica, manejo de la vía aérea, canalización de vías intraoseas, etc. Para ello utilizaran maniquíes de baja tecnología o task triner.
  • Zona 2. Escenarios con deterioro del paciente. En estos talleres los alumnos realizarán casos de Soporte vital avanzado como pacientes en PCR, bradicardia o taquicardia inestables, Síndrome Coronario Agudo, etc. Realizarán los escenarios en un entorno simulador, donde el paciente se irá deteriorando de forma progresiva. El instructor realizará un análisis o debriefing posterior a la simulación con los alumnos. En estos escenarios se pueden utilizar simuladores de alta fidelidad o pacientes estandarizados (actores que hagan de paciente)
  • Zona 3. Se trabajará aspectos fundamentales del CRM (Crisis Resource Managment) como es la comunicación, liderazgo, gestión de ayuda, evaluación global, etc. Posteriormente, tras cada caso, el facilitador y los alumnos realizarán un análisis del caso, viendo los aspectos que han ido bien, los puntos a mejorar y las herramientas de mejora que los alumnos se llevan para su día a día.

simulacion clinica

Zonas de Simulación. Fuente: Roussin et al. en su artículo SimZones: An Organizational Innovation for Simulation Programs and Centers.

En todos los casos de simulación, partimos de la premisa que todos somos profesionales inteligentes, competentes, preocupados por dar lo mejor de sí mismos en nuestro trabajo y con el objetivo de mejorar, por lo que los errores que se producen en los casos no son una fuente de vergüenza o culpa sino una oportunidad de aprender y mejorar. Como dijo Ralph Nader; “Tu mejor maestro es tu último error”.

Las partes de la simulación clínica

La simulación clínica se suele dividir en tres fases: breafing, simulación y debriefing:

  • Breafing: El objetivo del breafing o prebriefing es generar un entorno seguro de aprendizaje y reducir el estrés de los alumnos. En el CSC utilizamos una serie de contratos verbales con los alumnos:
    • Contrato de confidencialidad: Los alumnos se compromete a no revelar los casos y las actividades que se realicen durante la simulación.
    • Contrato “Las Vegas”: Para favorecer un ambiente de aprendizaje es necesario que los alumnos se sientan seguros. Tenemos que crear un clima de confianza, en el que pueden aprender de los errores y no ser juzgados en ningún momento. “Lo que pasa en Las Vegas, se queda en Las Vegas. Lo que pasa en la sala se simulación, se queda en la sala de simulación”.
    • Compromiso de ficción: En el que nosotros nos esforzaremos en que los escenarios sean lo más reales posible, pero los alumnos tienen que dejar a un lado la incredulidad y pensar que es un paciente real. Meterse en el escenario de simulación.
    • Entorno: Hay que explicar muy bien a los alumnos el entorno de simulación, qué pueden esperar del maniquí o el actor, qué pueden y qué no pueden hacer con él, cómo solicitar ayuda y un largo etcétera. Nosotros solemos dejar a los alumnos unos diez minutos para que conozcan el entorno, toquen al maniquí, palpen pulsos, abran cajones, etc., para que hagan suya la sala de simulación.
  • Simulación: Como os imagináis, es poner en marcha el escenario que hemos diseñado. Es la parte que más nervios genera a los alumnos y a nosotros, ya que, la simulación no está exenta de errores y fallos, sobre todo, técnicos. Es muy recomendable que haya dos instructores durante la simulación, uno de ellos se encargará de controlar el maniquí, si hay técnico en simulación mucho mejor. Y el otro instructor se encargará de observar el escenario. Podemos tener la figura del confederando, que estará dentro de la simulación para ayudar a los alumnos como vimos anteriormente. Se recomienda que el caso no esté sujeto a la improvisación, que se tenga en la hoja del caso todas las reacciones que pueden tener los alumnos, lo más sencillo es hacerse un diagrama de flujo.
  • Debriefing: Este punto es uno de los pilares principales de la simulación. El análisis posterior del escenario de simulación. Existen muchos modelos de debriefing como puede ser el GAS, TALK, PEARLS, indagación-persuasión o el más extendido, es el Plus-delta. El debriefing se compone de varias fases:
    • Reacciones: Donde se recogen las sensaciones de los alumnos. ¿Cómo se sienten tras la simulación?
    • Resumen: Se realiza por parte del facilitador o persona designada un resumen de lo que ha pasado en el escenario de simulación.
    • Análisis: En esta fase se analiza la simulación, utilizando un modelo de debriefing establecido, que, en muchas ocasiones, iremos modificando en función de los escenarios y las necesidades del análisis. En esta fase, es imprescindible que los alumnos sean los protagonistas, ellos hablarán de lo que ha pasado en la sala, el facilitador irá encauzando la conversación, siempre desde la visión de la curiosidad, explorando el modelo mental de los alumnos, sin juzgar ni criticar.
    • Conclusiones: El facilitador realizará un resumen de los puntos clave del debriefing y lo que hemos sacado en claro, es decir, “lo que nos llevamos en la mochila”.

Espero que te haya gustado el post de hoy y te hayamos acercado un poco más a nuestro trabajo en el Centro de Simulación Clínica de Fuden. Nos vemos en el siguiente.

Un abrazo virtual.

simulacion-clinica-csc

Debriefing tras la simulación en Soporte Vital.

Bibliografía:

Quizás también te interese leer…

Santiago Domenech

Santiago Domenech

Dice que acumula muchos años trabajando, pero lo que queremos destacar nosotros es su pasión por la docencia y la suerte que tenemos en el Centro de Simulación Clínica de…

0 comentarios

Share This