Manejo de los dispositivos supraglóticos

dispositivos_supragloticos_blog

Loira Fernández

24 de marzo de 2021

Dispositivos para conseguir una vía aérea permeable

Cuando una persona se encuentra en estado crítico, conseguir una vía aérea permeable es fundamental. La causa más frecuente de parada cardio-respiratoria en adultos es de origen cardiaco, a diferencia de las paradas cardio-respiratorias en pediatría que, por lo general, son de origen respiratorio. El manejo de la vía aérea en estos casos es prioritario.

Disponemos de una amplia variedad de dispositivos para obtener una vía aérea permeable. Diferenciaremos entre dispositivos supraglóticos e infraglóticos para categorizarlos.

Dispositivos supraglóticos:  Su principal ventaja es que todos ellos permiten una permeabilidad de la vía aérea a ciegas, por lo que están indicados durante las intervenciones complicadas, en personal no experto en aislamiento de vía aérea o ante la imposibilidad de emplear un tubo endotraqueal. A continuación, hablaremos de los dispositivos más utilizados:

  • Tubo laríngeo: Es un dispositivo de forma cilíndrica que consta de un tubo de silicona de una sola luz y dos balones de neumotaponamiento.  Se emplea introduciéndolo en la cavidad bucal previa lubricación. El tubo se ha de coger como un lápiz y deslizarlo suavemente a lo largo de la línea media de la boca en dirección a la hipofaringe hasta que las líneas de demarcación se encuentren a nivel dental. A continuación, se inflarán los balones de tal manera que el más inferior ejercerá de sello a nivel esofágico y el más superior sellará la orofaringe y la nasofaringe simultáneamente.  Es importante controlar las presiones de los balones, y seguir las recomendaciones del fabricante sobre los volúmenes a insuflar en cada tamaño del tubo. La ventilación se proporcionará a través de un orificio situado entre ambos balones que dirigirá de manera irremediable el aire hacia la vía aérea.
Tubo laríngeo
  • Mascarilla laríngea: es un dispositivo supraglótico en forma de mascarilla que se introduce a través de la cavidad bucal y se hace progresar hasta que repose sobre la laringe. Consta de dos partes, la primera de ellas es una mascarilla pequeña conectada a un sistema de presión. Cuando está desinflada adquiere forma de balsa, facilitando su inserción. La segunda parte es un tubo que sale de la parte posterior de la mascarilla y que será el que ofrezca la posibilidad de conectarlo a los diferentes sistemas de ventilación.

Para su colocación el paciente debe estar en posición neutra. La mascarilla se introducirá en la cavidad bucal con su parte convexa mirando hacia el paladar. Previa lubricación se hará progresar el dispositivo hasta colocar la línea negra del tubo a nivel de los incisivos, se siente una resistencia elástica en la introducción del dispositivo. Posteriormente se asegura el tubo y se infla la mascarilla. En este proceso de inflado el tubo puede retroceder ligeramente mientras se acomoda sobre las estructuras supraglóticas, lo que será indicativo de su adecuada colocación. Existen tamaños disponibles del número 1 al 6. Los números 1- 1,5 – 2 – 2,5 y 3 son los que se emplearán en el paciente pediátrico.

mascarilla_laringea

 

  • Mascarilla laríngea I-Gel®: Este tipo de mascarilla laríngea de segunda generación se diferencia en que no tiene un manguito insuflable, si no que contiene un elastómero termoplástico que con el calor del cuerpo se ajusta a la hipofaringe en 1-2 minutos tras su colocación. Además, está diseñada en forma de espejo con las estructuras faríngeas y laríngeas permitiendo un sellado adecuado. Al igual que en los anteriores lleva integrada en la pieza de mordida una marca negra que debe quedar ubicada a nivel dental. Este dispositivo posee un acceso esofágico para insertar una sonda de aspiración, manteniendo aislado el contacto con la vía aérea.

 

mascarillas_laringeai_igel

Dispositivos infraglóticos: Como primera opción, por lo general se seleccionará la intubación orotraqueal. Esta técnica requiere un amplio entrenamiento y destreza sobre todo en situaciones de emergencia.

  • Tubo endotraqueal: Es el dispositivo de intubación de primera elección salvo que exista alguna contraindicación. Este dispositivo se puede insertar a través de la boca o la nariz del paciente. Existen multitud de tamaños que permiten elegir el adecuado en función de la edad y tamaño. Además, es importante conocer que en la edad pediátrica podemos encontrarnos con tubos que posean balón de neumotaponamiento o no. En las ultimas recomendaciones de la Asociación Americana de Corazón se recomienda el uso de tubos con balón, así como la NO realización de presión cricoidea durante las maniobras de intubación al paciente pediátrico.

Para inserción del tubo endotraqueal necesitaremos:

  1. Un laringoscopio
  2. Palas de laringoscopio: serán numeradas desde 1 al 5 todas ellas curvas, existiendo la posibilidad de emplear palas rectas en los tamaños más pequeños 0 y 1.
palas_laringoscopio

3. Tubos endotraqueales: Para seleccionar el tubo endotraqueal correcto es importante recordar que en mujeres se suele utilizar un número 7-7.5 y en hombres 7.5-8. La elección del tubo adecuado en lactantes y niños se realizará en función del tamaño y edad del niño.

En pacientes con intubación endotraqueal es importante vigilar periódicamente la presión del balón para evitar tanto salidas accidentales como posibles lesiones por presión en la vía aérea.

  1. Lubricante liposoluble
  2. Fiador del tamaño adecuado
  3. Fijaciones del tubo

 

  • Cricotomía: Es una técnica de emergencia que consiste en la introducción de un catéter a través de la membrana cricoidea para conseguir ventilar a un paciente. Es una medida temporal y se debe instaurar una vía aérea permeable más definitiva lo antes posible.

 

Podemos encontrar algunas diferencias en la vía aérea del niño con respecto a la del adulto. Obviamente, todas las estructuras anatómicas son de menor tamaño y son más laxas, además proporcionalmente tienen una lengua de mayor tamaño. La disposición de la laringe del paciente en edad infantil es más craneal y anterior. Tienen una epiglotis más corta, estrecha y angulada hacia delante y la inserción de las cuerdas vocales es más baja, la tráquea es más corta y presentan un estrechamiento infraglótico fisiológico.

Por todo ello conseguir una vía aérea permeable puede ser más complicado que en el paciente adulto y es por este motivo por el que debemos estar familiarizados y conocer los dispositivos disponibles.

 

Una vez conseguida una vía aérea permeable debemos asegurarnos de cuidarla y mantenerla mientras sea necesaria, por lo que es importante prestar atención tanto a los cuidados del paciente como a los cuidados de mantenimiento del dispositivo empleado. Realizar una correcta higiene de la boca, mantener los dispositivos en la posición adecuada para evitar salidas accidentales, así como comprobar de forma periódica tanto su colocación como su buen funcionamiento y la correcta presión de inflado de los balones de taponamiento puede ayudar a prevenir complicaciones asociadas.

    Curso online de Manejo de los dispositivos supraglóticos en Fuden

    En nuestro Live Learning “Manejo de los dispositivos supraglóticos” tenemos como objetivo principal adquirir los conocimientos necesarios para usar correctamente los diferentes dispositivos supraglóticos en el paciente crítico.

    Quizás también te interese leer…

    0 comentarios

    Share This