Debriefing clínico en equipos de trabajo

debriefing-clinico

Leticia Piney

30 de junio de 2021

Una herramienta de análisis de experiencias clínicas que puede cambiarlo todo

Hace algunos años, cuando decíamos la palabra “Debriefing” muchos nos miraban como si habláramos de un animal mitológico y pocos sabían realmente qué era. Pero en este último año, el análisis post-intervenciones que se realiza mediante un debriefing clínico ha cobrado especial importancia.

Durante la pandemia, el trabajo en equipo en el entorno sanitario ha sido crucial. Los equipos, muchas veces con escasez de personal, de material y un cansancio físico y psicológico, han tenido que organizarse para poder optimizar sus recursos y garantizar los mejores cuidados a los pacientes. En muchos lugares se organizaban sesiones grupales al inicio del turno para organizar el trabajo, decidir qué había que hacer a cada paciente, en qué orden… También, en muchos servicios se han hecho reuniones post-intervención para mejorar técnicas, por ejemplo; de pronación o de intubación en paciente Covid. Esto indica que, aún desconociendo el debriefing clínico, los sanitarios están demandando herramientas para algo que ya hacen de forma más o menos formal. El debriefing clínico es una demanda.

Pongamos un ejemplo; en la planta de un hospital acaban de bajar a un paciente a la UCI. Comenzó con disnea, no respondía a oxigenoterapia y se le tuvo que intubar allí mismo. Ha sido una situación estresante para todos. Y, aunque todo ha salido bien y el paciente ya está en UCI estable, al equipo le queda la sensación de que se podría haber hecho mejor.

Esa sensación desaparecerá en unos días y, lo que se podría haber analizado para mejorar, se diluirá con los recuerdos de los intervinientes. ¿Por qué no aprovechar esta situación para optimizar nuestra atención? Puede que no se vuelva a repetir un caso así en meses, pero, sin embargo, un análisis de la experiencia, un debriefing clínico, puede hacer que la vivencia y el resultado sea mejor.

A veces, da un poco de vértigo meterse en este tipo de análisis, creemos que es un tribunal juzgando nuestra actuación. Pero el debriefing clínico no consiste en señalar culpables, ni en criticar todo lo que se ha hecho. Se trata de identificar qué cosas pueden cambiarse, buscar qué aspectos deben mantenerse para que la atención sea mejor y consensuar cómo hacerlo.

Para hacer las cosas bien hay que ser sistemático, tener un método y seguirlo. Un debriefing mal hecho puede generar más problemas que resolverlos. Tampoco es preciso ser un experto, solo conocer algunas herramientas que nos ayuden a centrar qué queremos analizar y para qué.

Una de las herramientas más sencillas de emplear en debriefing clínico son las tarjetas TALK. Para explicaros en que consisten, vamos a imaginar que el equipo de la planta del ejemplo que hemos puesto decide a hacer un debriefing tras su actuación.

Este sistema consta de 4 pasos:

  • Target – Objetivo: En este punto el equipo decide sobre qué aspecto del caso a analizar se quiere hablar. Todos dicen qué cosas les gustaría tratar y se decide un solo objetivo.
    • Los compañeros de la planta coinciden en que lo que más les preocupa es el retraso que les ha provocado la preparación del material necesario para intubar a un paciente en planta.
  • Análisis: En este punto vemos cómo podemos repetir lo que se ha hecho bien y qué se puede mejorar
    • Una compañera remarca que el material estaba revisado y bien ordenado en el carro y que fue sencillo encontrarlo, aunque cree que sería mejor si todo estuviera en el mismo cajón del carro. Otra dice que a ella le ha agobiado que ha tardado mucho en montar el laringo y después no tenía pilas cargadas.
  • Learning points – Puntos de aprendizaje: Después de lo anterior nos planteamos qué cosas hemos aprendido de esta experiencia y de esta conversación.
    • En este caso han sacado las siguientes conclusiones: El material no solo debe estar ordenado y fácil de localizar, sino que debe comprobarse frecuentemente y hay que disponer de pilas de repuesto dentro del mismo carro. El personal debe familiarizarse con él para saber montarlo y comprobarlo.
  • Key actions – Acciones clave: Este punto es esencial: No podemos quedarnos solo en analizar por analizar, hay que buscar cambios que mejoren nuestra actuación futura.
    • Este equipo decide que la revisión del carro y comprobación del carro se protocolice una vez a la semana en diferentes turnos. Así, los trabajadores de la planta puedenn conocer el material y cómo se comprueba.
    • Además, deciden que el segundo cajón del carro de parada sea solo para material de intubación, se pondrá un letrero en el mismo para que pueda identificarse mejor.

Este caso, no solo sirvió para ayudar a un paciente en una situación grave, sino que gracias al debriefing clínico del equipo servirá para mejorar los cuidados a muchos otros pacientes futuros. Y así es como pequeños cambios pueden marcar la diferencia.

Quizás también te interese leer…

0 comentarios

Share This