En el contexto sanitario las relaciones interprofesionales están presentes prácticamente en cualquier actividad que desempeñes. A priori, podemos tener la convicción de que trabajamos en equipo, pero os traslado la pregunta de si realmente esto es así o somos un grupo de personas que acude a trabajar al mismo lugar y en el mismo momento.

Esta pregunta daría lugar a grandes reflexiones y probablemente distintos puntos de vista en función del lugar donde desempeñemos nuestra actividad asistencial y el entorno que nos rodee. En la Escuela de Liderazgo estamos convencidos de que el trabajo en equipo es una pieza angular para la mejora de la calidad asistencial y por tanto para la mejora de los resultados en salud. Dentro de las competencias de la enfermera de práctica avanzada se encuentra la colaboración y las relaciones interprofesionales y este mes de enero hemos destinado toda la formación a profundizar en ella.    

En este momento, quizás os estéis preguntando qué es exactamente la competencia de colaboración y relaciones interprofesionales. Uno de los primeros autores que empezaron a reflexionar sobre ella fueron Hanson y Spross, los cuales, referían que la enfermera de práctica avanzada realiza la competencia de colaboración en cuatro dominios:  

  • Colaboración con individuos entendida como aquella que se realiza con el paciente o con otros profesionales en el momento directo de la atención sanitaria. 
  • Colaboración con grupos o equipos siendo la pieza angular de esta competencia y se trata de facilitar el trabajo en equipo para mejorar la calidad de la atención. 
  • Organización y espacios políticos siendo la competencia extendida y aquella donde la EPA clarifica junto con la organización requerimientos, facturas, servicios, etc. 

Con lo citado anteriormente podemos afirmar que una enfermera que quiera desarrollar esta competencia debe facilitar el trabajo en equipo y promover el desarrollo de este para mejorar la calidad de la atención.  

¿Cómo podemos hacerlo? A continuación, os desgloso algunos consejos que estoy segura que os serán de utilidad: 

  • Busca objetivos y metas: estos objetivos deben ser concretos, conocidos, medibles y alcanzables y no pueden conseguirse de forma individual.  
  • Establece sinergias: para conseguirla deben trabajar juntos y sentir que todos y cada uno son necesarios. Cada miembro se interesa por el trabajo del otro intercambiando experiencia, conocimientos y opinión. 
  • Delimita funcioneslas tareas, responsabilidades y funciones así como la capacidad que tendrá cada miembro para tomar decisiones debe estar delimitada y adjudicada.  En un equipo de trabajo encontraremos normas y procedimientos que hayan elaborado de manera conjunta a las cuales se adherirán con menor resistencia.  
  • Crea sentimiento de pertenenciasentir que se pertenece a “ese equipo” y se definen como tal. Este sentimiento creará un ambiente positivo y por tanto, el rendimiento del equipo 
  • Comunícate de manera eficaz: si no existe entendimiento y la información no llega a todos los miembros del equipo podrán sentirse excluidos del mismo. 
  • No te enfoques en el “yo” si no en el “nosotros”: pasar de la primera persona del singular (yo) a la primera persona del plural (nosotros) es un pequeño-gran paso convertir el grupo en un equipo.  Aunque no parezca un cambio trascendental, lo cierto es que solo con cambiar esas dos palabras conseguirás mucha más confianza entre los miembros y se sentirán más involucrados en el objetivo.  
  • Delega y confía: es importante que como líder aprendas a delegar y confiar en el trabajo de tu equipo. 
  • Celebra tus resultadosel aprendizaje en positivo es algo cada vez más extendido en el ámbito educativo. Está claro que los errores hay que analizarlos para no tropezar de nuevo en la misma piedra, pero tan o más importante es celebrar los resultados y compartirlo. 
  • Conoce a tu equipoa veces nos empeñamos en organizar el trabajo de otros sin realmente analizar cuáles son sus actitudes y aptitudes más destacables. Si conocemos a nuestro equipo y pedimos a cada cual que haga aquello que mejor se le dé y/o que más le guste hacer, conseguiremos unos resultados mucho mejores. Ya lo decía Einstein que todos somos genios, pero si juzgas a un pez por su habilidad de trepar árboles vivirá toda su vida pensando que es un inútil.  
  • MotivaLa motivaciónes un pilar fundamental para sostener el engranaje de un buen equipo, como líder tienes que ser consciente de ello y saber motivar al equipo, para ello, piensa en personas que te inspiren y sigue su ejemplo. Trata de escuchar, entender y empatizar con cada miembro del Equipo para entender que les motiva.  

«Reunirse en equipo es el principio, mantenerse en equipo es el progreso, trabajar en equipo asegura el éxito», Henry Ford. 

 Bibliografía: Hanson CM, Spross JA. Collaboration. En: Hamric AB, Spross JA, Hanson CM. editors. Advanced practice nursing: an integrative approach. 4th ed. Philadelphia, PA: Saunders;2009 p.75-94