Una buena formación de postgrado en enfermería puede salvar vidas

Leticia Piney

8 de septiembre de 2021

Cómo un error durante una simulación clínica lo cambió todo

Todos entendemos y aceptamos que la formación de postgrado en enfermería es imprescindible en nuestra profesión. De hecho, sabemos que esa necesidad nos va a acompañar durante todo el desarrollo de nuestra actividad laboral. Pero, ¿hasta qué punto somos conscientes de la importancia de nuestra elección a la hora de buscar esta formación de postgrado en enfermería?

Desde mi punto de vista, la formación debe hacerte crecer, mantenerte alerta, ponerte a prueba, aunque eso, a veces, conlleve salir de tu zona de confort.

Siempre que pienso en esto recuerdo el caso de un alumno de hace unos años de uno de nuestros postgrados. Era un alumno bueno, participativo y con ganas de aprender. Llevaba poco tiempo trabajando y estaba inseguro ante situaciones con pacientes críticos y, por eso, se animó a formarse.

Durante una de las fases presenciales del experto que cursaba, participaba en una simulación sobre soporte vital, él era el encargado del desfibrilador, se notaba que no se sentía cómodo en ese rol, en una de las descargas cometió un error, no avisó de que iba a realizar la descarga y otro alumno tenía las manos sobre el muñeco.

formación de postgrado en enfermeria 2

No llegó a ocurrir nada, ya que estos simuladores son muy seguros, pero detuvimos el caso para analizar qué había pasado y por qué. Esa es la clave de cualquier caso de simulación el debriefing posterior, sin culpables, simplemente analizar qué ha llevado a que las cosas salieran de esa forma. A pesar de ello, el alumno se sentía muy culpable y decidió marcharse. Los docentes intentamos hablar con él en varias ocasiones, pero no logramos ayudarle. Él nos decía que había visto que no era buen enfermero, que no valía para esto… Entró en una crisis sobre sus capacidades como profesional.

A los pocos meses recibimos una llamada; era este alumno, nos contaba que la situación había dado un giro de 180º. Semanas después del incidente durante la simulación, mientras estaba en su puesto de trabajo en atención primaria, tuvo una parada cardio- respiratoria de un paciente en la sala de espera. Orgulloso, contaba cómo, no solo había podido ayudar, sino que había liderado la parada hasta que llegaron los servicios de emergencia. Habían desfibrilado al paciente allí mismo y gracia a eso recuperó el pulso a los pocos minutos de RCP. Nos explicó que, cuando ocurrió, no dudó un segundo qué debía hacer, recordó cada paso y puso mucho cuidado en la seguridad en la descarga. Había vuelto a recuperar la confianza en sí mismo y en sus capacidades como enfermero.

Tras este incidente retomó las clases, terminó su experto y fue uno de los mejores alumnos de la promoción.

Este hecho me hizo reflexionar mucho sobre lo que aporta la simulación en  la formación de postgrado en enfermería. Si este alumno no hubiera hecho esta formación, quizás hubiera cometido ese fallo en la desfibrilación sobre un paciente real y podría haber provocado daños a su compañero y al paciente. Pero ese error lo cometió en un entorno simulado, seguro y, aunque le creó una crisis profesional, le hizo generar un aprendizaje que, probablemente, perdure en el tiempo y le dio las herramientas para actuar de forma segura ante una emergencia vital. Quizás esa simulación salvó una vida.

El aprendizaje mediante simulación tiene este potencial. A veces nos pone a prueba, nos exige y nos pone un poco al límite. Uno se pone a si mismo frente al espejo dispuesto a sacar lo mejor. A veces es fácil, a veces es más complejo, pero, lo que es seguro, es que el aprendizaje generado de esa forma perdurará más en el tiempo.

Por eso, a la hora de elegir un curso de postgrado en enfermería piensa no solo en qué quieres aprender, sino también en cómo lo quieres aprender.

Tú decides.

experto urgencias fuden

Quizás también te interese leer…

0 comentarios

Share This