Salas de reanimación y Enfermería

Jul 16, 2018

Las salas de reanimación se crearon a finales del siglo XIX con la finalidad de que los pacientes se recuperaran de la anestesia antes de volver a su habitación o a su domicilio; es, por tanto, una unidad vinculada directamente al Servicio de Anestesiología.

También conocida como Sala del despertar, el personal sanitario que lo asiste debe estar correctamente compenetrado, coordinado y trabajar en equipo, con el objetivo de cubrir cualquier necesidad del paciente, en base a los protocolos establecidos.

Cuando un paciente llega a la Sala de Reanimación se le mantiene en observación durante, al menos, una hora, y se controla su pulso, respiración y presión arterial cada 15 minutos.

Salas de reanimación:

Unidad de recuperación post-anestésica o sala del despertar: donde los pacientes se recuperan de la anestesia a la que han sido sometidos para la intervención en quirófano.

Unidad de cuidados críticos post-quirúrgicos: donde los pacientes requieren una atención más focalizada en la recuperación de funciones alteradas y se realizan cuidados intensivos de posibles desestabilizaciones críticas.

Funciones de Enfermería:

El periodo postoperatorio incluye el tiempo que transcurre desde la finalización de la intervención hasta la llegada del paciente a la habitación de la planta de hospitalización. Durante este periodo las intervenciones de los profesionales enfermeros de anestesia se centran en brindar apoyo asistencial al anestesista (principalmente durante la extubación del paciente), revisión y fijación de las vías periféricas y centrales antes de su traslado a la unidad de reanimación y la desconexión de los monitores y el utillaje utilizados. Hay que colaborar en el traslado del paciente de la mesa de intervenciones a la cama y desde el quirófano a la unidad de reanimación, y realizar una transferencia adecuada, informando de las incidencias intraoperatorias y otros datos para los cuidados postquirúrgicos (drenajes colocados, pérdidas hemáticas, etc.) a la enfermera de dicha unidad, de manera que se garantice la continuidad de cuidados. En el caso de que no sea necesario pasar por la unidad de reanimación (pacientes sometidos a AL o ALR), se acompañará al paciente a su habitación de hospitalización o a la URPA, e igualmente se deberá garantizar dicha continuidad de cuidados.

Funciones y cuidados de Enfermería en Reanimación. El periodo post-operatorio desde la sala de Reanimación

Los pacientes sometidos a AG mediante neuroleptoanestesia, tienen una recuperación postanestésica más lenta debido al metabolismo más lento de los narcóticos y por la depresión respiratoria que estos producen. Lo indicado en estos casos es trasladar al paciente intubado y con respiración mecánica a la sala reanimación, en ésta se le conectará un respirador previsto de antemano y se monitorizará exactamente igual que en el quirófano hasta que aparezcan signos de respiración espontánea satisfactoria, momento en el cual se procederá a la extubación.

Los pacientes sometidos a anestesias de corta duración en CMA en las que se han utilizado técnicas inhalatorias o balanceadas, pueden ser extubados en quirófano y pasados a la URPA. Tanto en uno como en otro caso no debe darse de alta al paciente de la URPA hasta que los parámetros respiratorios, circulatorios y de consciencia normales no se hayan alcanzado y éste debe pasar a sala con analgesia suficiente para ser trasladado. En el caso de pacientes sometidos a procedimientos de AL con sedación, en cuyo caso el paciente no ha sido intubado, una vez finalizado el procedimiento debe permanecer en la sala de recuperación postoperatoria hasta que sus constantes vitales y su estado de consciencia permitan el alta hospitalaria o su traslado a planta. En la sala de reanimación o en la URPA, el paciente permanecerá monitorizado y vigilado por la enfermera especializada.

El Alta

No hay un tiempo estipulado de permanencia en la sala de reanimación; el responsable da el alta al paciente cuando ha comprobado que se encuentra consciente y orientado y presenta signos vitales estables. Una técnica muy común para comprobar la buena estabilidad y recuperación de un paciente es el Test de Aldrete, en el que se valora la actividad, respiración, circulación, coloración y consciencia del paciente.

TEST DE ALDRETE

Definición

Puntuación

Actividad

Mueve 4 extremidades voluntariamente o ante orden

2

Mueve 2 extremidades voluntariamente o ante orden

1

Incapaz de mover extremidades

0

Respiración

Capaz de respirar profundamente y toser libremente

2

Disnea o limitación a la respiración

1

Apnea

0

Circulación

PA ± 20% del nivel pre-anestésico

2

PA ± 20-50% del nivel pre-anestésico

1

PA ± 50% del nivel pre-anestésico

0

Consciencia

Totalmente despierto

2

Despierto al llamado

1

No responde

0

Saturación de O2

Mantiene > 92% en aire ambiente

2

Precisa inhalar O2para mantener la saturación de O2 > 90%

1

Saturación < 90% incluso con suplementación de oxígeno

0

Experto Universitario En Enfermería En Cuidados Críticos Y Reanimación de Fuden

¿Quieres aprender cuáles son las competencias del personal de enfermería de cuidados críticos y reanimación? Los avances en el cuidado del paciente crítico y las nuevas tecnologías exigen al profesional de este campo una formación continua, actualizada y especializada. El Experto Universitario en Enfermería en Cuidados Críticos y Reanimación, de FUDEN, incluye entrenamiento a través de la simulación y prácticas clínicas en centros hospitalarios de la Comunidad de Madrid.

“La especialización enfermera es cada vez más necesaria. La Fundación para el Desarrollo de la enfermería, FUDEN, y la Universidad Católica de Ávila, hacen posible que los enfermeros nos formemos en la especialidad que deseamos. El nuevo Experto de FUDEN es una formación exigente que requiere el estudio profundo de contenidos teóricos y de una preparación práctica de alto nivel. Previo a la realización de las prácticas clínicas, el estudiante será entrenado en las salas de simulación CISCEM; aulas que simulan espacios hospitalarios con maniquíes de alta fidelidad y con la última tecnología. De esta manera, no sólo podremos ofrecer unos estudios eminentemente prácticos, sino que dotaremos al profesional de las competencias necesarias para ofrecer los mejores cuidados a los pacientes con patología crítica”, comenta Álvaro Contreras, coordinador del Experto en Enfermería en Cuidados Críticos y Reanimación, de FUDEN, y director de la Fundación.

Share This