Cuidarnos, para avanzar, para aprender, para no agotarnos y no dejar de crecer. #OpiniónFuden. Amelia Amezcua. Enfermera. Directora de FUDEN

Vivimos un momento único que nos reta y nos pone a prueba. Todo el conocimiento fluye y genera un ritmo vertiginoso. Cada día podemos consultar nuevos protocolos, informes medidas preventivas… Las enfermeras actualizamos este conocimiento a diario. Conocimiento e inteligencia que tienen que trabajar en equipo con nuestra afectividad para construir y construirnos, para ser conscientes del momento en el que estamos viviendo. Tenemos que entrenar este trabajo en equipo para fomentar nuestra capacidad de construir la realidad y de darle sentido. Porque es urgente que esa complejidad de la que venimos dotados los humanos, nuestro mundo afectivo, juegue a nuestro favor y no nos sabotee en este momento. Apremia que hagamos este trabajo en equipo para superar la crisis actual.

09 opinion meliDesde Fuden te proponemos un refugio, una reserva emocional, un lugar y un espacio de encuentro donde las enfermeras de cualquier lugar del mundo tengamos unas vitaminas emocionales: unas pequeñas píldoras que generan sentimientos valiosos y que permiten que las emociones que estamos sintiendo evolucionen, cambien y se transformen. Que sepamos gestionarlas, pero no enmudecerlas. Que sean como esos aplausos a las 8 de la tarde todos los días que muchos desconocidos dan a los profesionales sanitarios, como las videollamadas de nuestros seres queridos. Un lugar de encuentro donde las enfermeras pongamos palabras a los pensamientos y a los afectos, a lo que nos está ocurriendo. Palabras que llenan las ausencias, que abren las ventanas de otra alma, porque vamos a compartir las experiencias los unos con los otros. Y lograr que den sentido a esta experiencia vital. También es un espacio donde las enfermeras podamos estar en conexión. Donde hacernos a fuerza de relacionarnos con las demás porque es la única forma de seguir recargando nuestra energía que no es ilimitada y, tarde o temprano, si no nos nutrimos, si no mantenemos conexiones con los demás, se agotará. Sabremos dosificarla, a veces mejor, a veces peor, pero no se multiplicará si no es con este contacto entre todos.

Este lugar es el espacio donde abrirnos a nosotras mismas, a los demás y al entorno. Ese lugar donde lleguemos al refugio y volvamos a confiar en la vida, generando sentimientos positivos. Es el Plan de contingencia emocional: Resiliencia.

En este espacio encontramos talleres, actividades de autoconciencia, de autoestima de escuchar las voces interiores, de todo lo que nos rodea y poder gestionar todo este momento. Para poder tomar impulso, para que sirva de revulsivo, necesitamos cuidarnos, para avanzar para aprender para no agotarnos y no dejar de crecer. Necesitamos trabajar mundo afectivo y mente.

Este virus lo paramos juntas. Y las enfermeras juntas seremos ya imparables.

Amelia Amezcua
Enfermera.
Directora de la Fundación para el Desarrollo de la Enfermería, FUDEN.

Share This